Connect with us

The best in class

Sin Marketing, no hay Amor

Published

on

Por. Estefanía Cárdenas – @StephieCardenas

«Fundamentalmente en los negocios pero aplicable a cualquier situación de la vida a la que el lector desee acotar la información».

 

Puedo empezar este artículo de muchas maneras, explicando los fundamentales del marketing, hablando de las 4 Ps o 7 o las que vayan ya acumuladas. Podría explicar cómo se origina una estrategia o cómo se desarrolla un producto, pero prefiero empezar, explicar y escribir como lo entiendo y lo vivo yo: desde las emociones.

Si me sigues en twitter, sabrás que el marketing para mí es como el amor; si no, te explico pero, ¡sígueme también!

Hace poquito, más de una década, me enamoré perdidamente del marketing. Comencé a adentrarme a este fascinante mundo y así como cuando uno cae en las trampas del romance, no pude salir, amo apasionadamente mi vocación y necesitaba poder expresarlo. Para mí, cada movimiento que mi trabajo implica, provoca profundas reacciones, cuando menos en mi estómago y en mi corazón.

Partiendo de este punto y para no hacer tan larga esta introducción, debo decir que lo que aquí leerás puede resumirse en una sola frase: ¨Generar una emoción, exige primero sentirla¨. Entonces, por definición propia, el marketing viene del corazón.

¿Qué sientes cuando compras? ¿Qué sientes cuando vendes? Ese placer puede ser perfectamente equiparable con otro tipo de placeres que en el amor tienen mucho terreno. No estoy subiendo la temperatura del artículo, tranquilos, aún no llegamos a la parte verdaderamente emocionante, las ofertas.

Hay algunos sentimientos implícitos en el proceso de ventas o de publicidad que son naturalmente perceptibles: el impulso, la emoción, la satisfacción, la empatía y, por supuesto, la felicidad. Cuidado con aquellos que dicen que el marketing no es felicidad, ¡te están engañando! Entiendo los temas susceptibles de valores, banalidad y consumismo, pero aceptémoslo, sin ánimo de exagerar, están siendo exagerados. Es necesario un equilibrio, sí, pero comprar y vender, en nuestra época actual, determina el pilar principal de nuestro ecosistema social. Si no compras y no vendes, no ganas y si no ganas, no tienes y si no tienes, no puedes seguir comprando, lo que encadenará un declive en espiral descendente hasta no quiero contarte dónde. Por eso, dicen por ahí que por el bien de la familia, primero el negocio.

Para comprar y vender, necesitas del marketing. No creo necesario explicarlo, es un conocimiento de dominio público, pero para hacer marketing sí necesitas conocer, sentir y ser capaz de generar emociones, pues las emociones se propagan, son como una plaga, debes sentir y creer para que te sientan y te crean.

Se dice fácil, puedes estar sumamente enamorado de tu producto y los demás no, puedes creer ciegamente en tus servicios y que no sean eficientes o puedes apostar tu vida entera en tu marca personal y no llamar la atención. Cruel y dura es la vida, pero puedes ahorrarte el camino de crueldad y frustración si empiezas adecuadamente, es decir, por el principio. Si tu producto no provoca amor es porque no está siendo dirigido al mercado adecuado. Si tu servicio no está cumpliendo una necesidad a pesar de ser muy bueno, es porque no está creado con base en, justo eso, necesidades. Si tu marca personal no está llamando la atención es porque no estás transmitiendo una personalidad auténtica efectivamente comunicada a la audiencia adecuada.

Entonces, no empezaste por el principio. Es como en una relación, no puedes casarte con alguien si no lo conoces, no puedes enamorarte de alguien si no lo conoces, y no puedes aceptar a alguien si no lo conoces. ¿Ya entendiste cuál es el principio? CONOCER, lo que en el marketing le llamamos investigación de mercados.

Conocer a tu mercado meta contestará todas esas preguntas que parecen no tener respuesta y pre-solucionará todos esos problemas que no te das cuenta que te vienen pisando los talones.

Ahora bien, eso de decir que todas y cada una de tus acciones, movimientos y momentos en los que respiras sean en función de tu cliente, cual deidad suprema y absoluta está medio difícil, sobre todo cuando se malentiende eso de ¨Al cliente, lo que pida¨, más bien debemos aprender a generar un equilibrio entre SALIR DE NOSOTROS MISMOS Y DECIDIR DESDE NUESTROS CLIENTES. Eso solo lo podremos lograr con ciertas consideraciones.

Sin perder la pasión

Es cierto que la importancia vital de los negocios está en la satisfacción plena de las necesidades de los consumidores, pero también es cierto que pocos pueden desempeñarse favorablemente en contra de su voluntad. No hay bendición más grande en el mundo laboral que trabajar todos los días con una motivación y ganas enormes y recibir por eso beneficios importantes que te hagan querer avanzar más y más. No permitas perderte en el camino, si lo que estás haciendo no provoca en ti FELICIDAD o, cuando menos, emoción. NO lo provocará tampoco en el receptor de tu mensaje o consumidor de tu producto/servicio.

Servicio real con un beneficio real: ¿A quién queremos engañar? Eso que quieres pintar como lo mejor del universo, como la solución a todos los problemas de la humanidad y a un precio que amerita cada centavo, cuando en realidad no es así, tarde o temprano tendrá consecuencias no gratas para ti, para el universo y para la humanidad. El marketing irresponsable o lo que algunos llaman marketing de basurero, no es otra cosa más que MENTIRAS y, aparte de ser un pecado capital y estar súper mal por eso de la conciencia y otras teorías humanistas, las mentiras a corto, mediano o largo plazo generan MOLESTIA. La molestia se convierte en resentimiento, el resentimiento en ira y la ira en odio. No sé hasta qué nivel lleguen esas mentiras pero cualquiera está muy mal, así que no mientas y ya.

Nunca olvidar nuestra esencia: Siempre digo que la vida se vive por etapas, en cada una vamos adquiriendo nuevas aptitudes y habilidades, nuevas cualidades y nuestros gustos cambian, así mismo pasa con los productos, los servicios y por supuesto los clientes. Sin embargo, aquellos que son capaces de mantener su esencia a pesar del paso del tiempo, logran generar CONFIANZA y esa es una batalla muy difícil de ganar en estos días.

Decidiendo desde nuestros clientes pero sin olvidarnos de nosotros mismos, logramos que nos prueben y nos aprueben. La fórmula es sencilla de leer pero muy difícil de aplicar:

YO * MI CLIENTE = RESULTADOS.

Por último, y a manera de resumen, déjame reiterarte mi disposición a comunicar auténtica y transparentemente mi mensaje para que tú, que eres de alguna manera mi cliente, recibas información útil y productiva, pero que sientas la misma emoción al leer este artículo que yo siento al escribirlo.

Exma Magazine es una publicación especializada en mercadeo, cuyo principal objetivo es informar y actualizar sobre esta industria que cada día cobra mayor fuerza a nivel mundial. Así mismo, su interés es agremiar y posicionar aún más la industria del marketing en nuestro país.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

The best in class

Si la innovación es la madre de lo nuevo, la creatividad es el padre

Published

on

Por Andy Stalman. “Mr. Branding”, uno de los mejores especialistas en brandingdel mundo. Autor del best-sellerBrandoffon.

 

Tienes hambre de conocimiento. No eres adicto a internet, eres adicto a la información. La información es tu gasolina. La data es el petróleo del siglo XXI. Eres rico en información y pobre en tiempo. ¿Quieres conocer cuatro aspectos relevantes que están acentuando la importancia de la creatividad y de la innovación en las empresas y en su relación con el mercado? Este es tu artículo.

 

La persona

La mayoría de las empresas consideran que sus mejores embajadores de marca están fuera de la organización. Se equivocan. Invertir en sus empleados –mejor hablemos de equipos– viene antes que nada. Más allá del producto o el servicio, el factor humano recupera su protagonismo en la relación entre empresa y cliente. Los “empleados de cara al cliente” deberán capacitarse a fondo para atraer, satisfacer, mantener y fidelizar a sus clientes.

Escuchar al cliente ya no es suficiente; qué se hace con esa información es lo que cuenta. La interacción, la solución a los problemas planteados, la conversación real, sincera, honesta, auténtica, es clave para establecer un vínculo sólido en esta época en la que la infidelidad a las marcas y a los productos genera preocupación en las empresas. No tiene sentido intentar construir una marca de éxito si las personas que allí trabajan no se identifican con ella. Los empleados ya no son embajadores de marca. Son la marca.

 

La gente siente

La gente es emoción. ¿Quieres conquistarlos? Conquista sus sentimientos positivos. La gente recuerda un tercio de lo que lee, la mitad de lo que escucha y el 100 % de lo que siente. El 80 % de las compras que realizamos depende de nuestras emociones y no de patrones que apelen a la razón. Por ello, el objetivo del branding-marketingde toda empresa debe apuntar no sólo a la mente, sino también al corazón del consumidor. De ahí la necesidad de una diferenciación emocional o de significado. En definitiva, o eres diferente o eres barato. El servicio vende y las relaciones fidelizan. La solidez de una marca se basa en añadir beneficios emocionales para distinguirla de otra. La gente no quiere comprar productos, quiere consumir experiencias.

 

El contenido es el hipotálamo del marketing y la comunicación de la era digital

El marketing de contenidos no es nada nuevo, pero las marcas y las personas se están dando cuenta de que es cada vez más una gran manera de atraer y mantener la atención de sus clientes. Crear contenido es un arte. Un arte al alcance de todos, pero no para todos, puesto que hablar es una cosa y comunicar es otra. Twitter nos ayuda a ser concisos. Toda era aporta un nuevo aspecto a nuestra forma de comunicar: las personas y las marcas son ahora generadoras de contenido y se han transformado en el contenido.

El contenido puede operar con varios nombres: branded content, corporate media, custom media, branded media, brand journalism. Sin embargo, todo se reduce a lo mismo: la creación de contenido atractivo que engancha, conecta y construye una relación con un público que puede hacer una compra tarde o temprano.

El medio y el mensaje funcionan de manera más simbiótica cada día. Resulta poco sencillo trazar una línea que divida la comunicación personal de la empresarial, la corporativa y la social. Las barreras se diluyen en la medida en que la revolución digital avanza. La información que leemos tiene un impacto en lo que pensamos, en lo que hacemos y, lo más importante para una marca, en lo que compramos. Por eso las marcas se apresuran ahora a convertirse en contenido.

 

La personalización es el nuevo Dorado de las marcas y de los clientes

En alcanzar el beneficio mutuo radicará el éxito de la futura relación.Los problemas y las soluciones en esta nueva era no surgen de la tecnología, sino del buen o mal uso que se haga de ella. En este futuro que estamos creando día tras día, el brandingy el marketing uno a uno es lo más cercano a ese futuro tan próximo. El futuro de las marcas es siempre hoy.

Al dar un buen uso a las nuevas tecnologías, el poder de las marcas que sepan utilizarlo con acierto crecerá indefectiblemente. Este poder se apoya en personalizar la experiencia de marca persona a persona y cliente a cliente. Las marcas que mejor han comprendido el cambio de escenario están trabajando con fervor en la integración de una experiencia positiva del cliente en todos sus canales, sobre todo aprovechando el uso de las nuevas tecnologías con el fin de que en el ámbito digital la personalización sirva para seducir, atraer y fidelizar clientes.

Queda en evidencia que la tecnologización se seguirá integrando de manera natural a la experiencia de compra; eso sí, nunca en remplazo del toque humano. La tecnología podrá (en algunos casos ya lo hace) guiar y orientar al cliente mediante consejos y recomendaciones sobre productos, al mismo tiempo que va recogiendo sus datos para que la relación tecnología-persona no sólo sea útil y rentable para el negocio, sino también para el cliente.

La tecnología bien empleada puede resultar increíblemente rentable, pero la creación de las experiencias para el cliente no puede apoyarse exclusivamente en ella. Todos quieren conocer mejor a sus clientes, su perfil, sus gustos, hábitos, costumbres, por ello el uno a uno, darle a cada cliente lo que cada cliente busca o necesita, es un gran paso adelante.

 

Para concluir

vivimos tiempos apasionantes, tiempos de desafíos para todas aquellas personas y marcas que buscan hacerse un lugar en el mercado. Las marcas miran a su alrededor y se preguntan cómo todo cambió tanto en tan poco tiempo. Esta es una era en la que el cliente ya no sólo es audiencia, sino también generador de contenidos, de noticias, de mensajes. Vivimos un momento en el que internet ha democratizado la influencia, cambiando para siempre la manera de comunicar, interactuar y vender entre las marcas y sus clientes, lo cual está reinventando todo aquello que creíamos conocer hasta ahora. La innovación y la creatividad son dos pilares esenciales para la construcción del futuro. Si lo ignoras, el futuro te terminará ignorando.

Continue Reading

The best in class

Cuando equivocarse es un éxito

Published

on

Por Andrés López – Periodista de Marketing News

 

Zara se ha convertido en una marca que reniega de los aspectos convencionales del marketing, rompiendo esquemas y cambiando el comportamiento del mercado textil.

Jesús Vega de la Falla, autor de La empresa sensualy quien fue director de recursos humanos del grupo de distribución de moda Inditex, dijo en su conferencia que hacer las cosas de un modo diferente del convencional, comportándose casi de manera iconoclasta,le ha valido a Zara, del grupo textil Inditex, abrir entre 450 y 580 tiendas al año, tener presencia en 78 países, reportar ganancias desde su apertura de €9.000 millones y emplear a 95.000 personas en todo el mundo, convirtiéndose en una de las marcas más reconocidas del planeta.

¿Cómo lo hace? En primer lugar, en Zara el cliente es el centro de todo, no el diseño. Es común que las empresas de moda hagan sus diseños con base en tendencias que creen que se puedan vender. Es decir, ofrecen lo que consideran que al cliente debe gustarle, con procesos de producción que tardan hasta doce meses en hacerse realidad.

Zara cambia este modelo porque le ofrece al cliente lo que quiere tener, no lo que cree que las personas pueden querer. Para ello, sus tiendas se convierten en centro de acopio de información tomada de los mismos compradores. Luego, se envía a diseño y la tendencia está en la tienda en tres semanas. Simple.

La construcción de la empresa se basa en escuchar al cliente directamente, entenderlo, sin análisis de mercado, para saber qué quieren las personas, qué sienten, qué desean, sus gustos y sus emociones. En suma, nadie elige por el comprador.

La retroalimentación en la tienda le permite a la marca ofrecer una constante modificación de las colecciones y entender que a la gente le gusta estar bien, sentirse bien y vestirse bien.

El hecho de que Zara haya decidido escuchar a sus clientes le facilita saber lo que a la gente le gusta y lanzar al año 22.000 nuevos diseños al año, lo que le permite tener nueve veces mayor repetición de compra que la competencia.

Otro aspecto de la estrategia Zara, que le ha posibilitado convertirse en caso de mercadeo en universidades de todo el mundo es su objetivo de democratizar la moda, de ponerla al alcance de la mayoría de la gente a precios interesantes.

Así, la marca rompe el concepto de que la moda es inalcanzable para el consumidor común, enfrentándose al comportamiento del mercado textil de ofrecer ropa, relacionada con economía.

 

El cliente es todo

Para Zara, el cliente es un diseñador freelance. Él es el referente de las tendencias que se diseñarán y pondrán en exhibición, y marcarán la estrategia de precios de la firma.

Todo, para que el cliente se sienta especial. Aún más, dentro de las tiendas de Zara las personas tienen la libertad de mirar, tocar y elegir. La marca sabe que así se aumenta el placer y se minimiza el miedo, que es lo que generalmente sucede en un concepto tradicional de venta textil.

Otro esquema que se rompe es el relacionado con los ciclos de vida del producto. Mientras la competencia considera que debe haber un gran stockofrecido de modo permanente, Zara ha adoptado cortos ciclos de vida de sus productos.

Menos de 10% de los diseños son fabricados al comienzo de la colección. El restante 90%, durante la colección. Esto conlleva una importante variedad de diseños, elaborados en apenas tres semanas y que carecen de nombre de diseñador y de marca porque para Inditex lo que importa es el producto.

 

Errores que suman

Otra característica de la marca Zara (y del grupo Inditex, en general) es que su modelo está basado en el error y el convencimiento de que las personas se equivocan. En este caso, y cuando se ha detectado una falla en los diseños, la solución es corregirla rápidamente.

Este modelo es factible gracias a la rápida fabricación de las prendas en tiradas cortas. Por eso, no hay contaminación en las tiendas. Las piezas nunca permanecen en exhibición más de tres semanas, característica que le imprime a Zara el factor de exclusividad.

Si a la gente le gusta el producto, se fabrica un poco más. Si no, sale al outlet. El stockes bajo, lo que permite una constante afluencia de público a sus superficies.

Pero como siempre existe la posibilidad de que se presenten errores, el riesgo es distribuido en sus ocho cadenas (Bershka, Zara, MassimoDutti, Pull& Bear, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterque) sobre la base de un concepto simple: no puede haber equivocación en todas.

 

El éxito en clave de Zara

La estrategia comercial se basa en un solo concepto: Zara no vende ropa sino experiencia, bienestar, sensaciones y moda.

Para conseguirlo, la marca necesita ser rápida y corregir inmediatamente cualquier error, lanzar muchas colecciones de última tendencia, lo que hace que las novedades sean constantes, manteniendo una coherencia en el concepto de moda (es por eso que en los almacenes de Zara no se encuentran tallas grandes), con diversificación del producto, globalidad (en todos los países en donde está presente, la línea de productos es la misma) y cantidades limitadas de cada diseño.

Pero hay más. Zara no invierte en publicidad. La tienda, el producto y el cliente son los mejores expositores de la marca. La compañía carece de departamento estratégico (la mejor estrategia es la reacción veloz), no implementa programas de fidelización, no adelanta investigación de mercado (la experiencia interna es lo que cuenta) y eliminó las temporadas de rebajas.

 

La cultura de la marca se sustenta en principios simples:

La palabra imposible no existe.
Las decisiones deben tomarse con emociones y no con razones.
Se promueve el espíritu emprendedor y la competencia interna.
Ser Zara significa ser humilde y tener sentido común.
La organización no tiene miedo a delegar responsabilidades en los jóvenes.
  

Exma Magazine recomienda

 

  1. Encontrar en el cliente la razón de ser de la marca. Una marca que se aísla de su público o que sólo lo considera como comprador, corre el riesgo de ser una más en el mercado.
  2. Darle al cliente lo que quiere y no lo que la marca cree que puede querer. El consumidor actual necesita saber que es importante para sus marcas, que es escuchado y que sus conceptos son válidos para las compañías. Por eso, las marcas están obligadas a escuchar a sus clientes, entender sus emociones y sus razones.
  3. Las marcas deben perder el temor a que el cliente pruebe, toque, sienta y experimente con sus productos en el punto mismo de venta.
  4. Tener una filosofía y ser coherente con ella, pase lo que pase.
  5. Actuar rápidamente ante cualquier imprevisto.
Continue Reading

Marketer Life

Innovación versus marketing: los dos elementos claves del éxito empresarial

Published

on

Si el objetivo es estar en boca de todo el mundo, ¿qué es más importante: tener una compañía innovadora o tener un equipo de expertos en marketing? La respuesta es muy simple: ninguna de las dos. En vez de eso, piensa en marketing e innovación como un par de engranajes que trabajan juntos para movilizar efectivamente tu motor emprendedor. ¿Cómo así? Lo ideal es que la innovación funcione y se despliegue en la cultura corporativa y que esto desemboque en una estrategia de marketing. ¡Veámoslo más a fondo!

Este concepto que integra innovación y marketing ha permitido el surgimiento de muchas tecnologías revolucionarias que hoy en día damos por sentadas, como Google AdSense (sistema para atraer pauta digital), el automóvil eléctrico (Toyota Prius) y la ampliamente exitosa plataforma de juego virtual World of Warcraft. Para mencionar otro ejemplo, cuando Nike lanzó su aplicación móvil Nike +, el producto no fue desarrollado por un solo empleado desde la soledad de su cubículo. Nike + es el resultado de un esfuerzo conjunto entre los departamentos de Creatividad y Mercadeo, que lograron introducir una idea brillante al mercado. El punto clave aquí es que existe una necesidad lo suficientemente grande para establecer una conexión entre innovación y mercadeo.

 

El factor de crecimiento

Un día regular en el marketing moderno implica cualquier actividad que consiga y conserve clientes. Esta concepción es diferente al punto de vista tradicional que afirma que el marketing se enfoca y se especializa en la publicidad y las ventas. Ahora los campos de acción del marketing se extienden hasta el punto de influir en el servicio al cliente y en todo lo que necesita la compañía para continuar creando ventajas y beneficios para sus consumidores.

Pregúntese: ¿qué puedo hacer hoy para darles a mis clientes ventajas o beneficios que los acerquen más a sus deseos? La forma ideal de responder a esta pregunta es por medio de un trabajo colaborativo entre los departamentos de Innovación y Mercadeo. Mientras que el equipo encargado del marketing está al frente determinando qué está funcionando, lo que no sirve y lo que falta, el grupo dedicado a la innovación trabaja internamente generando ideas y posibles soluciones.

Google, por su parte, respondió a la pregunta del factor de crecimientocon la adquisición de Nest, un proveedor de alarmas digitales antiincendio y termostatos. Basado en su misión de “organizar el mundo de la información y hacerlo universalmente accesible y útil”, Nest fue una respuesta lógica e innovadora para proveer una gran ventaja a los usuarios.

 

Desarrolla tu producto mínimo viable (PMV)

Recordemos que el PMV es la conversación que tienes con tus primeros clientes para revelar, con base en las acciones que ellos toman, si la propuesta que vas a hacer satisface sus necesidades o soluciona alguno de sus problemas. Con este concepto se demuestra si están dispuestos a pagar o no por tu producto o servicio.

Dicho lo anterior, si tú lo construyes, ellos pueden venir –al menos con un pequeño empujón de tu Departamento de Marketing, asegurándose de que el producto tiene un componente de deseo probado y demostrado‒. Infortunadamente, muchos negocios quedan estancados al pensar que los clientes preferirán las nuevas innovaciones tan pronto como se produce el lanzamiento. Por supuesto que debes tener una idea lo suficientemente brillante y desarrollada para tener aceptación; la idea por sí sola no trae a los clientes.

Antes de gastar dinero, la mejor opción es desarrollar tu PMV, sacarlo al mercado y construir un ecosistema entre los innovadores, los marketerosy los clientes alrededor de futuros desarrollos e innovaciones basados en la reacción de los prototipos. Bastante trabajo, ¿cierto? Por eso los innovadores y los marketerosdeben colaborar entre ellos para traer este PMV al mercado, con el fin de probar, modificar y redefinir el producto basado en la retroalimentación de la audiencia. En el momento en que se identifica que el producto tiene probabilidades de éxito, un lanzamiento de mayor envergadura será importante.

 

Cultiva una cultura hacia la innovación

Independientemente de qué tan pequeña sea tu compañía, ninguna innovación o estrategia de mercadeo debe ser ignorada. Es más, así como Apple, Google y Amazon lo han probado una y otra vez, las verdaderas innovaciones son aquellas que incrementan las ganancias; no se trata de aquellos descubrimientos que cambian el mundo, sino de los que van más allá de un simple producto o servicio que satisfaga las necesidades de las personas.

Saca al mercado tu producto mínimo viable y empieza a generar ventas. Cada negocio necesita tanto la innovación como la ayuda de su Departamento de Marketing. La meta de la innovación en los negocios es darles a los clientes los mejores productos, servicios y experiencias posibles, lo que hace del marketing una tarea mucho más sencilla.

 

Créditos: Agradecimientos a Charles Gaudet, fundador dePredictableProfits.com y experto en emprendimiento empresarial mediante estrategias de mercadeo efectivas.

 

Continue Reading

Trending

0

Tu carrito