Connect with us

International Views

Economía naranja: Marketing para crear nuevos mercados

Published

on

Por: John Howkins
The Creative Economy

El maravilloso Peter Drucker dijo que una empresa solo tiene dos funciones: innovación y comercialización. Todo lo demás es secundario. El objetivo de la innovación es producir algo que la gente compre y disfrute.

La tarea del marketing se desarrolla a lo largo de este proceso y toma la delantera cada vez que la empresa tiene una relación directa con los consumidores. Su prioridad es encontrar clientes y captar su atención.

Hay un pequeño grupo de empresas que se vuelven tan expertas en estas funciones de innovación y comercialización que las integran, pues no solo inventan un nuevo producto sino que también inventan un nuevo mercado. Es bien sabido que ser el primero en comercializar proporciona una ventaja considerable. ¡Qué mejor que ser el primero en su propio mercado!

Nadie en los 40’s quería la televisión en el sentido en el que los investigadores de mercado entendían el término. Pero dos o tres personas lo inventaron de todos modos. Mi compañía anterior Lever Bros, junto con Procter & Gamble, inventó múltiples mercados para un solo producto: jabón. HBO inventó la televisión de pago en Estados Unidos al ofrecer boxeo en vivo en televisión a personas que vivían lejos del lugar en donde se llevaban a cabo los combates. Hasta entonces, el público de la televisión estadounidense y los fanáticos del boxeo no habían imaginado tal cosa. Cuando Steve Jobs lanzó el primer iPad en abril de 2010, los compradores leales de la compañía no sabían para qué servía. Los cínicos dijeron que incluso Steve Jobs no sabía. Pero Jobs tenía razón de que la gente lo quería. Era un mercado nuevo con un solo producto.

Hoy, especialmente en internet, muchas empresas, grandes y pequeñas, están inventando nuevos dispositivos y nuevas experiencias que constituyen nuevos mercados. En todos estos casos, el papel del marketing ha cambiado radicalmente. El corazón de la teoría del marketing es el marketing transaccional, cuyo objetivo es maximizar las ventas. Esto se enfoca en el comportamiento del cliente. A esto, agregamos el marketing relacional que se ocupa de la lealtad y el compromiso de los clientes y requiere una visión más prolongada. Esto se enfoca en las actitudes de los clientes. La tercera capa es el marketing social con su enfoque en los resultados sociales, públicos y no financieros. Un negocio exitoso combina los tres y los integra en toda la empresa, desde la innovación hasta la comercialización. Mi enfoque es la economía creativa. Esta puede ser una pequeña proporción de las ventas totales, pero tiene por mucho el valor agregado más alto y está creciendo más rápido.
Esto está ligado a la educación de masas y la urbanización, que es donde los jóvenes quieren trabajar y vivir.

La creatividad, rara vez, se trata de cambiar la naturaleza física de algo. Se trata de cambiar nuestra percepción de eso. Usamos las tres capas de marketing: transaccional, relacional y social. Nos impulsa la creatividad en nuestras empresas y la creatividad de nuestros clientes. Los necesitamos a ambos. La economía creativa se trata de comprar y vender, hacer y experimentar. Depende de la oferta y la demanda, al igual que todos los sectores. Pero las proporciones entre los dos son muy diferentes. La fabricación generalmente es hecha por unos pocos para muchos. Las empresas de servicios también tienen relativamente pocos productores y un número relativamente grande de compradores.

Sin embargo, la naturaleza de la creatividad significa que los límites entre el fabricante y el usuario son borrosos. No estoy interesado en la persona o empresa que me vende un producto, pero me interesan las personas que me brindan arte y entretenimiento, con estilo y diversión. No estoy interesado en la compañía que fabrica un producto como el jabón, pero estoy interesado en un fabricante artesanal local de jabón ecológico. No estoy interesado en una tetera básica, pero estoy interesado en la caldera Alessi de Philippe Starck. La relación entre una estrella y sus fans es fundamentalmente diferente de la que existe entre un fabricante y sus consumidores. Las recompensas son inmensas. Esta es la razón por la cual las compañías exitosas ahora tratan a sus clientes como fanáticos. Pero los costos de mantener una base de seguidores son altos y los peligros de equivocarse pueden ser casi fatales. En casos extremos, si alguien me ofende personalmente, boicotearé sus productos. En 2014, Alberti Alessi, CEO de la empresa familiar, dijo sobre otra de sus calderas de diseño: “nuestra caldera Hot Bertaa fue un completo fiasco, pero tengo una visión muy positiva de los fiascos. Ellos te muestran la frontera. Debemos tener uno o dos fiascos al año para mantener nuestro liderazgo en el diseño”. Estas son apuestas altas. El marketing debe seguir el ritmo en un mundo en donde la innovación exitosa depende de la imaginación personal del productor y de los sentimientos personales del cliente. El cliente admira artistas, diseñadores e incluso fabricantes de calderos que toman riesgos personales y acepta que ocasionalmente fallarán. Se necesita un valiente jefe de marketing para gestionar esta actividad.

Exma Magazine es una publicación especializada en mercadeo, cuyo principal objetivo es informar y actualizar sobre esta industria que cada día cobra mayor fuerza a nivel mundial. Así mismo, su interés es agremiar y posicionar aún más la industria del marketing en nuestro país.

Continue Reading
Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

International Views

Marketing Virtuoso

Published

on

Por: Felipe Gómez – @actitude

Un esfuerzo de marketing excepcional, sin importar su canal o método genera en quien lo ve o en quien lo vive, sentimientos y pensamientos similares  a los de alguien que escucha un concierto extraordinario.

Ese efecto “wow” que nos lleva a sentirnos emocionados y deslumbrados por una interpretación impecable, ya sea de un solista, de una banda o de una orquesta y que nos pone instintivamente de pie a aplaudir con entusiasmo, tiene similitudes casi exactas, con el efecto que produce el trabajar con una empresa que va más allá de lo que uno espera o al ver una buena campaña de marketing, en canales tradicionales o digitales o al participar en un evento, lanzamiento o activación diseñado y ejecutado con excelencia.

Esta lógica me ha llevado a hacer un análisis profundo de qué es lo que tienen esos músicos virtuosos que generan esa reacción en su público e intentan plasmar en un modelo simple los atributos que se pueden -y deben- imitar y replicar para que el efecto del trabajo que hacemos en nuestro día a día, genere las mismas reacciones.

Un músico virtuoso logra tres cosas. Primero, tiene un dominio absoluto de su instrumento. Lo toca con maestría. Segundo, es capaz de generar una conexión profunda con su audiencia y tercero, tiene el poder de despertar emociones y sentimientos en el público que escucha su música.

Para ser virtuosos, a nivel individual, con nuestras familias, en nuestras empresas y en la aplicación de lo que hacemos mejor: marketing, necesitamos exactamente los mismos atributos. Tenemos que dominar lo que hacemos, hacerlo de una manera extraordinaria, tenemos que generar conexiones con nuestras audiencias y tenemos que ser capaces de generar emociones positivas y profundas. ¿Cómo lo logramos? Trabajando siempre enfocados en tres conceptos: método, actitud y pasión.

Al crear, ejecutar y gestionar una empresa o un esfuerzo de marketing tenemos que tener un método riguroso. Esto le da consistencia al trabajo y nos permite lograr la excelencia en lo que hacemos. Ser eficientes, dominar las herramientas que tenemos para trabajar y tener mecanismos para medir el impacto de lo que hacemos, son parte del método que nos llevará a consolidar una operación con excelencia operacional.

Pero el virtuosismo va más allá de la excelencia operativa. Siguiendo con el símil de los músicos, hay muchos músicos que tocan muy bien sus instrumentos, quizás con maestría, pero no están dándole la vuelta al mundo en los circuitos de los grandes conciertos. Tanto los músicos como los profesionales, tenemos que conectarnos con nuestras audiencias y eso lo logramos a través de la actitud correcta. En todo lo que hagamos de manera profesional, tenemos que actuar consistentemente con una actitud del servir, de siempre buscar la empatía y siempre complementar nuestra excelencia con humildad al actuar. Eso garantizará la conexión.

Finalmente, pero no menos importante, tenemos que ser capaces de generar sentimientos y despertar emociones en nuestros clientes y en quienes serán los receptores finales de nuestros esfuerzos personales y profesionales. Eso solo lo lograremos poniéndole toda la pasión, todo el amor y toda la entrega a lo que hacemos. Al ejercitar estas virtudes en nuestro trabajo y en nuestra vida, dejará de suceder lo ordinario y comenzará a suceder lo extraordinario. Además, es la pasión, y solamente la pasión, la que activará en nosotros y en nuestras compañías el motor de la innovación y la creatividad, porque solo quien está apasionado por lo que hace es quien se pregunta constantemente: ¿cómo podemos hacer esto mejor?, ¿cómo podemos de verdad marcar una diferencia? Quien no está apasionado por lo que hace, jamás se formula estos cuestionamientos.

Lo interesante de este modelo es que honra la capacidad holística del ser humano. El método busca sacar lo mejor de su inteligencia. La actitud busca sacar lo mejor de su lenguaje corporal y de su gestualidad, pues a través de ellos se proyecta nuestra actitud, y la pasión logra sacar lo mejor del alma. Es decir, que el virtuoso es quien utiliza todas sus facultades de una manera integrada y balanceada, logrando maximizar el impacto de todo lo que hace.

Necesitamos un mundo con mentalidad virtuosa. Desde las cosas pequeñas y banales hasta las grandes y complejas de siempre, utilizando estos tres simples elementos, podemos actuar de una manera virtuosa para escribir el futuro de cada uno de nosotros, de nuestras empresas, de nuestras familias y del mundo.

Continue Reading

International Views

La clave del éxito en los negocios digitales

Published

on

Redacción EXMA Magazine (Alejandro Iñiguez / Isabella Tello) exmamagazine.com

“Don’t despair, it’s part of the journey, but the excitement and the learning is worth it.”

Dhiraj Mukherjee nació en India. Durante su infancia, gracias al trabajo de su padre, vivió en diferentes partes del mundo. A la hora de tomar la decisión de estudiar la universidad, eligió la prestigiada Stanford Business School en California, donde obtuvo su MBA. Hoy en día, es un ejecutivo y emprendedor con experiencia, no solo en administración de empresas sino en negocios digitales, economía y finanzas, emprendimiento e innovación.

En el año 2000, fundó Shazam, la reconocida aplicación para identificar música, junto conChris Barton, Philip Inghelbrecht y Avery Wang. Aquellos años no fueron nada fáciles, pues la burbuja de internet había explotado, afectando a la mayoría de empresas tecnológicas.

“Nuestro negocio creció en un mercado colapsado”, afirma Mukherjee.

El emprendedor de origen indio actualmente participa en la junta directiva de la compañía que cofundó. Por otro lado, ha trabajado en puestos de estrategia e innovación en grandes empresas tales como What if!, Bauer Media, Reuters, Infosys Limited y Save The Children.

Para llegar al éxito, se debe atravesar por una serie de obstáculos, y  eso fue precisamente lo que Mukherjee hizo con sus socios. En el momento en el que se les ocurrió la idea de la aplicación, se dieron cuenta de que esta no era suficiente para llevar a cabo un gran proyecto, sino que se requiere un equipo comprometido, una serie de habilidades competitivas y un plan de monetización para subsistir en el mundo de los negocios digitales.

¿Dónde vamos a conseguir toda la música? ¿Cómo podemos hacerlo mejor? ¿Qué cantidad de ganancias nos va a traer? ¿Dónde vamos a encontrar un equipo? ¿Qué tecnología vamos a usar?-fueron algunas de las numerosas preguntas que se hicieron para obtener el resultado que querían. Sin embargo, esa última pregunta, más que las otras, desató lo que sería una cadena de eventos que concluyen en lo que conocemos hoy como Shazam.

Desde el inicio, Dhiraj calculó las probabilidades de que la idea fuera exitosa. Solo bastó un 4% para que él renunciara a su trabajo y tomara la iniciativa de este gran proyecto. No fue fácil. No solo tenían que encontrar un equipo de trabajo, sino que además, hace 18 años no contaban con los recursos y la tecnología que hoy en día conocemos. Por esta razón, el primer problema sobre la mesa era que este equipo quería inventar la tecnología para poder identificar cualquier canción. La idea principal era usar solo 15 segundos de una canción que fueran grabados por el micrófono del celular y que el dispositivo rápidamente la identificara. El desafío era que no tenían los recursos para hacerlo.

Según Dhiraj, el mayor contribuyente a la compañía fue Steve Jobs cuando lanzó el Iphone, debido a que, en comparación con los dispositivos anteriores, este incluía nueva tecnología que permitía que el mecanismo de Shazam mejorara.

“Cuando ideé un sistema que reconociera sonidos con el micro del móvil, pensaron que estaba loco”

Sin duda, la tecnología que se encontraban desarrollando en aquel momento era sumamente revolucionaria y adelantada para ese entonces. Realmente, era incierto si el mercado la adoptaría para el fin que se estaba realizando, por eso Dhiraj dice que es sumamente importante contar con una gran idea que verdaderamente resuelva una problemática que aqueje a las personas. Muchos emprendedores crean ideas y conceptos que creen ser increíbles. Sin embargo, cuando son lanzados al mercado el resultado es contrario.

“Una buena idea satisface una necesidad y resuelve un problema en la mente de los clientes, esto hace que estén dispuestos a pagar por ello, a regresar una y otra vez y contarle a sus amigos. ¡Eso es una gran idea! Creo que ahí es donde se equivocan muchas empresas, porque el emprendedor podrá creer que tiene una excelente idea, pero que no lo crea así el mercado”,afirmó Dhiraj Mikherjee en EXMA Colombia 2018.

Una de las recomendaciones de Mukherjee es que si usted está pensando en empezar una compañía, debe asegurarse de encontrar una que tenga un modelo de negocios para garantizar un plan de trabajo. Dhiraj habla sobre este tema debido a que él reconoce que, a la hora de comenzar con Shazam, no tenían nada planeado, y al principio nada salió como ellos esperaban, razón por la que en un momento tuvieron que vender su portafolio a otras compañías y con las ganancias se mantenía la empresa a flote.

“Podemos tener tecnología, análisis, estrategia, pero siempre será necesario contar con un equipo creativo”

Todo está en constante cambio, y aunque no se pueda determinar exactamente qué va a pasar en algunos años, es evidente que va a haber una evolución. Desde ese punto de vista deben partir las empresas.

El emprendedor asiático hace, en cada oportunidad que tiene, una invitación a las personas para que tengan una visión del futuro, que no se queden estancados en  el presente, sino que utilicen las experiencias que están viviendo y las mezclen con una visión futurista de la situación, y es justo ahí donde, no solo crece la persona, sino la empresa.

Crea en usted, aprenda, no se rinda. Finalmente, son consejos que a la mayoría le parecen comunes, pero son los que tienen a Dhiraj Mukherjee como un referente en el mundo del emprendimiento.Hoy en día, se puede asegurar que Shazam todavía tiene un largo camino que recorrer gracias a que además de cambiar el mercado musical, es una compañía que crece constantemente, y por esta razón las ofertas son cada vez más elevadas. En pocas palabras, cuando se pregunte cuál es la mejor inversión, la respuesta es el futuro.

Continue Reading

International Views

La sombra de tu marca está matando a tu negocio

Published

on

Por: Doug Lipp – @DougLipp

 

Antes de dedicar más tiempo y dinero cambiando tu sitio web, tus planes de marketing, los colores de tu tienda o slogans, lee esta cita de Jim Cora, mi mentor en Disneyland:

“El marketing es el tiempo y el dinero que gastas para atraer a la gente. La capacitación es la inversión que haces para que los clientes regresen y los empleados se queden; esto crea lealtad”.

Jim Cora se retiró como presidente de Disneyland International. Trabajó en Disney durante 43 años y formó parte del equipo fundador de la Universidad de Disney. También trabajó directamente para Walt Disney.

Jim tiene conocimiento sobre la construcción y el mantenimiento de una marca.

Si analizas la cita de Jim, verás el mayor error de “marca” cometido por organizaciones de todo el mundo. Muchas de ellas se centran en cómo se ven en lugar de quiénes son. Todos necesitan enfocarse en ambos.

Piensa en esto desde una perspectiva diferente: ¿Qué tan inteligente es restaurar un edificio que está a punto de caerse simplemente con ponerle una nueva capa de pintura… antes de asegurarte de que la base y las paredes sean firmes?

Desafortunadamente, esta es la estrategia equivocada adoptada por muchas organizaciones al adoptar estrategias de marca. La parte sexy y divertida de “pintar” de la marca tiene prioridad sobre la evaluación de la salud de los valores y la cultura de una organización; los cimientos y las paredes.

Los cimientos y las paredes están en las sombras, a menudo pasados ​​por alto. Pero con el tiempo, su integridad estructural se convierte en el foco de atención. Las estructuras mal construidas y mal mantenidas eventualmente colapsan… incluso aquellas con nuevos trabajos de pintura. Los valores organizacionales y la cultura son inquietantemente iguales; a menudo se crean y anuncian y luego se ubican en un estante, relegado a las sombras.

Tu verdadera marca es lo que vive en las sombras de tu equipo, compañía o división, no lo que está escrito en los materiales de marketing o carteles de motivación que se muestran en toda su oficina. Por ejemplo, considera dos de los indicadores más precisos de la marca secundaria de una organización: capacitación de empleados y gestión de reuniones:

  • ¿Cuán frecuentes y efectivos son los programas de capacitación y desarrollo de empleados? Esto incluye, (pero no se limita a): Incorporación de nuevos empleados, Capacitación de nuevos supervisores, Talleres de recuperación de servicio al cliente, Coaching de liderazgo ejecutivo, Retiros de alineación corporativa de la Junta de directores.
  • ¿Qué tan efectivas son tus reuniones?Las reuniones reflejan la salud de la organización, así que tómate un momento para recordar algunas de las más recientes: ¿Fueron los asistentes abiertos y honestos, o reprimieron sus verdaderos sentimientos?

Tus empleados y clientes son muy conscientes de la sombra de tu marca, ¿verdad?

 

Continue Reading

Trending

0

Tu carrito